3 de agosto de 2009

Historia

Un cronopio pequeñito buscaba la llave de la puerta de la calle en la mesa de luz,
la mesa de luz en el dormitorio,

el dormitorio en la casa,

la casa en la calle.

Aquí se detenía el cronopio,

pues para salir a la calle precisaba la llave de la puerta.


Julio Cortázar

12 comentarios:

uve dijo...

Pero, ¿qué es un cronopio? Cortázar decía que esos seres "desordenados y tibios". Dionisíacos, creativos y un punto surrealistas, los cronopios son lo contrario de los famas, esos apolíneos y pragmáticos individuos que necesitan papel rayado para escribir y que "aprietan desde abajo el tubo de dentífrico".

...

José Miguel Vilar-Bou dijo...

Grande el desescribidor.

J.E. Alamo dijo...

Cronopio... seres menudos con aroma a musa, ¿no? Echadle un vistazo a esto, si os apetece: http://www.geocities.com/Athens/8559/

VERONICA LEONETTI dijo...

A los cronopios les gusta lo simple, lo imperfecto y la belleza de lo inmaterial.

stygryt dijo...

Cronopio, animal inmoral que necesita llaves para entrar en tus sueños.

Cuando intentas dormir y oyes un Krikirkri en tu cabeza, es él, este maldito cronopio de los huevos

VERONICA LEONETTI dijo...

Un poco de cronopio, un poco de fama y algo de esperanza. Con eso estamos listos para salir a la calle.

Enric Herce dijo...

Siempre me han fascinado estos juegos literarios de Cortázar a lo Escher.
Por cierto, el tendero de la esquina vende unos cronocopios muy frescos a buen precio. Lo malo es que para llegar a la esquina tendréis que encontrar la llave de la puerta de la calle...

VERONICA LEONETTI dijo...

Como Escher o Cortázar, que fascinantes y admirables son aquellos que se pueden inventar su propio mundo.
Que bien vivir a veces dentro del mundo de lo imposible.
Habrá que encontrar esa bendita llave, no?
Por cierto ¿A cómo tenía los Cronopios el tendero? ¿Estaban frescos?

aitana dijo...

los cronopios no están a la venta, se te regalan ellos solos, si quieren, sobre todos en días medio nubados pero con sol.

VERONICA LEONETTI dijo...

Es que lo bueno, bueno... no tiene precio.

Josemaria dijo...

pues, el cronopio debió marcharse con la llave porque, más necesitaba la llave de vuelta que al salir a la calle. Preciso, el cronopio vuelve de la calle con la llave de la puerta que va en la mesa de la luz, la mesa de luz del dormitorio, el dormitorio en la casa, la casa en la calle, aquí realmente se detiene el cronopio, pues al regresar, devuelve la llave de la puerta a la calle.

VERONICA LEONETTI dijo...

Hola, José María:
Entonces, misterio resuelto :)
Muchas gracias!