2 de noviembre de 2009

Tenemos que empezar

Tenemos que empezar
a no reflejarnos ya en los charcos,
a borrar nuestra imagen de los espejos,
a abdicar de nuestras cómodas representaciones,
a derrotar las copias de nuestra imagen,
a ganar su irreproductibilidad.

Y quedarnos entonces con nuestra imagen a solas,
sin remedos que la engañen o distraigan,
encogida en su total concentración,
compenetrada únicamente de sus líneas.

Y apartados así de nuestros propios íconos,
extraer de nosotros una mirada inédita,
para volver a vernos
sin la interferencia de sentirnos imitados.

Sacar de circulación nuestra imagen
se parece a reconquistar nuestro origen.

Roberto Juarroz

14 comentarios:

J.E. Alamo dijo...

Algo así como desnudar el alma frente al otro. Magistrales tanto texto como ilustración.

uve dijo...

Qué bien cuando insertas color en esas ilustraciones tan definidas y fuertes.... me encanta

El caimán de Legutiano dijo...

sabes lo que me gusta de esta ilustración? que las dos imágenes no son exactamente iguales...

MARIKO dijo...

Y existe algo detrás de ellas: un pájaro, una mariposa...

VERONICA LEONETTI dijo...

Gracias Joe!
Yo, como siempre, como ya me encargo de la fabricación, os dejo a vosotros la interpretación. ;)

Hola Vero. Es que ya era hora de darle paso al color. A veces no basta con la calidez de las palabras. Un abrazo, guapa!

VERONICA LEONETTI dijo...

Hola Aitor, es verdad, no son iguales. Es que ninguna de las dos es real. Las dos son reflejos. Y no existen dos reflejos iguales, o si? ;)

Eso es que sabes mirar detrás de los espejos y debajo de los charcos Mariko. :)

stygryt dijo...

Una luz que se refleja lo hace para siempre.

En nuestra memoria se transforma en una estrella de vida.

Antonio Ruiz Bonilla. dijo...

Se parece auna utopía realizada al borde del fin de los tiempos.
Un saludo

Enric Herce dijo...

Quizá algún día logremos que los demás vean la imagen que tenemos de nosotros mismos. Claro que, tal vez, el día que eso suceda no sabrán reconocernos.

roberto dijo...

Deliciosa ilustración y tremendo el texto de mi tocayo. Un saludo.

Isabel dijo...

Me ha llamado la atención el título "La muerte del espejo" cuando más me siento vigilada, las líneas del dibujo y el color y, cómo no, el poema.

Redondo, me gusta tu blog.

danielsan dijo...

“Chuang Tzu soñó que era una mariposa, y no sabía, al despertar, si era un hombre que había soñado ser una mariposa o si era una mariposa que ahora soñaba ser un hombre”.


-
1beso!

VERONICA LEONETTI dijo...

Hola Stygryt, esas bellas palabras que siempre nos traes, le dan luz y complementan texto e imagen.

Gracias Antonio, La intemporalidad de las imágenes puede situarnos tanto dentro como fuera de su espacio.

Hola Enric, mejor es guardarnos ciertos rasgos de nosotros mismos para nuestro espejo secreto. También tiene sus ventajas no ser reconocidos.

VERONICA LEONETTI dijo...

Qué tal Roberto? Muchas gracias! que alegría verte por aqui. Bienvenido!

Hola Isabel, gracias! A mi ciertamente me sigue llamando la atención el nombre de mi propio blog. También te doy la bienvenida y espero que te sigas pasando por aquí.

Daniii! qué tal? que precioso y reflexivo texto. Me ha hecho preguntarme muchas cosas. Me lo guardo para una próxima publicación...si no te importa ;)
Otro beso para ti!