25 de abril de 2010

L100e: Tres

Tres

El corazón nuestro de cada día, Señor, ¿cuándo es el día?
La ausencia de respuesta fue inmediata.

Dejó de mirar al cielo
del que solo caía agua, y eso cuando llovía.
Vio que los corazones paseaban en distintos grados de desasimiento
que se hacían guiños y señales.
Comprendió que tenía que desnudar el suyo. Exponerlo a todo riesgo.
Que era así como era.

Nano




21 comentarios:

Enric Herce dijo...

Me encanta la profundidad que consigues con la proyección de la sombra de ambas manos sobre el rostro. Me he quedado con la duda de si son capas del Photshop o un efecto artesanal.

Isabel dijo...

No saber cuándo es el día y el desasimiento que significa comprender hizo que en esos maravillosos ojos brotara la tristeza, pero una tristeza sin lágrimas porque así era como era.
Es mi humilde interpretación de este hermoso dibujo que resalta unas, no menos hermosas, palabras.

Vero, con cada L100 te superas.

NáN dijo...

Una preciosidad. Tengo la sensación de que estamos bailando un vals. O algo más complicado y más libre.

roberto dijo...

Este proyecto L100 va a ser todo un éxito... Con cada trabajo te superas.

Lara dijo...

Algo más complicado y más libre, y absolutamente perfecto.

Besos

VERONICA LEONETTI dijo...

Gracias, Enric. Todo todito artesanal. Y literalmente 'hecho con pinzas!'.

Hola, Isabel. Tus interpretaciones siempre tan acertadas y tan bellas. Muchas gracias!

Si que es como un baile, NáN. Muy sutil y más libre que complicado. :)

Siempre que vosotros/as lo disfrutéis, creo que lo podemos considerar un éxito, Roberto. Espero que el cuarto escalón también supere al tercero. Aunque cada uno de estos escalones tiene su propio ser y su propia manera de sorprender.

Hola, Lara. Bienvenida y gracias por tan grandes adjetivos. Otro beso!

J.E. Alamo dijo...

Vivir sin miedo es vivir.

Josemaría dijo...

mira que bien, ahora haces 3D! estas muy actual!

siempreconhistorias dijo...

¡Precioso!

Gemma dijo...

"Comprendió que tenía que desnudar el suyo. Exponerlo a todo riesgo".
(Y así lo hicieron sus dedos, hasta dejarlo en el puro hueso).

Un baile que no acaba nunca, sí.
Un abrazo

Marcos Callau dijo...

Un texto muy profundo con un principio irónico que me ha gustado muchísimo.

Blogapalusa dijo...

Hermoso y liberador prima. Esos dedos se transforman de rejas a marco deventana. te quiero y agradezco tu creatividad. Besos.

VERONICA LEONETTI dijo...

A veces es difícil, Joe. Pero hay que intentarlo ;)

Has visto, Josemaría! nos vamos modernizando!

Hola, Izaskun. Muchas gracias de nuevo por viajar hasta este espejo.

Me encanta, Gemma. Isabel y tu siempre hacen más bonitas e interesantes estas publicaciones con vuestros comentarios.

Hola, Marcos. Ni te cuento lo que me gustan a mi estos escalones. Además, me tienen pensando toda la semana en lo que voy a hacer para el próximo.

Gracias prima! si es que vamos cogiendo nuestro propio camino. Poco a poco...

José Miguel Vilar-Bou dijo...

Impresionante despertar. Bellas palabras.

stygryt dijo...

Las miradas y las letras se han dado de nuevo la mano en el blog del espejo, reflejo de sabidurías.

zayi dijo...

Excelente.
Besos.

Microalgo dijo...

Un vals, sin lugar a dudas.

VERONICA LEONETTI dijo...

Sí, José Miguel. Las bellas palabras siempre despiertan al alma.

Y de nuevas ideas, Chris :)

Gracias, Zayi. Que grato verte por aquí de nuevo.

Hola, Microalgo. Me encanta tu nombre. Seguiremos bailando!

NáN dijo...

Por la parte que me toca, muchas gracias a todos por vuestra atención. Nunca un trabajo colectivo me había tenido tan atrapado.

Joan Alfred dijo...

Molt bonic. Un preciós joc de mans i de mirades. Nivellasso, Verónica! Salutacions!

VERONICA LEONETTI dijo...

Gracias, Joan Alfred.
Que gustazo verte por aquí!
Y se acercan más miradas...