16 de abril de 2010

Viajes


Las esperanzas, sedentarias, se dejan viajar por las cosas y los hombres,
y son como las estatuas que hay que ir a ver
por que ellas no se molestan.

Julio Cortázar

15 comentarios:

NáN dijo...

¡Vaya! cambió la perspectiva y aumentan los lectores.

Genial.

J.E. Alamo dijo...

Chapeau! Un maridaje perfecto.

roberto dijo...

Cortázar-Leonetti, buena combinación también.
Me encantan estas fotografías ilustradas...

Josemaría dijo...

Que bien que cada día tienes un logro en tu carrera, me encanta lo que haces y como lo vas consiguiendo!

VERONICA LEONETTI dijo...

Gracias, chicos!
En efecto, aumentan los lectores y el viaje continua...

txemacantropus dijo...

Que bello lo uno y lo otro.

Isabel dijo...

Y a veces se esconden, quizás al ser sedentarias, para no reflejarse.

Isabel Romana dijo...

He añadido tu blog en mi blogroll. Seguro que visitaré esta exposición en la Feria del Libro de Valencia. Ojala estés allí y pueda darte un abrazo.
Yo presento mi libro el día 20, a las 19,39 en la carpa nº 2. Si puedes pasarte, creo que gustará, pues esa novela ha sido escrita a través de mi blog y con una participación muy singular por parte de los lectores. Un abrazo.

VERONICA LEONETTI dijo...

Hola Txema! gracias, de parte de los dos. :)

Y siempre esperan llegar a la próxima estación, Isabel.

VERONICA LEONETTI dijo...

Hola , Isabel. Gracias! ahora también te agrego yo.
Intentaré estar allí el 20. Y si no a alguna de tus sesiones de firmas. Mucha suerte!

maria dijo...

Precioso. de esas imágenes que te hacen pensar.
yo iré a la Fira de visita, y a comprar!

maria dijo...

la anterior és Coralet, que me hago un lío con esto

VERONICA LEONETTI dijo...

Hola, Coralet. Gracias!
Pues no dejes de visitar la expo si vas a la Fira. Yo imagino que tampoco podré evitar comprarme algo.

Enric Herce dijo...

Viven entre nosotros y les encanta coger el metro. Me encanta la cara de la mujer mirando de refilón.

VERONICA LEONETTI dijo...

A mi también me encanta esa cara que tiene la mujer, Enric. Y si te fijas, había uno por ahí que se encondía de la cámara.
Hay detalles que los reflejos no esconden.