22 de julio de 2010

L100e: Siete

Siete


Se obligó a creerlo todo, desesperadamente,

cuando se impuso vivir entre los hombres.

Fue peligroso, difícil, el viaje de vuelta,

soportar la esperanza del regreso a la esperanza.


Nano


30 comentarios:

roberto dijo...

Me encanta. Podría pegarme horas mirando la ilustración (y soy capaz de hacerlo).

NáN dijo...

¿Qué se puede decir de esa mirada al peligro buscado? Mejor mirarla.

Un abrazo clamoroso, Verónica

Gemma dijo...

"(...) soportar la esperanza del regreso a la esperanza", como ese bucle en el pelo sin fin...

Re-que-te-pre-cio-so.

José Miguel Vilar-Bou dijo...

Me encanta esa mirada eléctrica. Feliz regreso a la esperanza.

Isabel dijo...

Qué maravilla de ojos, con lo difícil que es dibujarlos, y esos bucles en el pelo... parece que buscar algo, como la esperanza, puede ser peligroso.
Me quedo interpretando el texto de Nano, como siempre inteligente, a sabiendas de que ese es el misterio.
Felicidades a los dos y besos.

stygryt dijo...

De lo más bello que he visto en mis últimas pesquicias ;-)

zayi dijo...

Realmente el texto ha cobrado un sentido especial con esta mirada. Entiendo lo que sentiste Nán, me ha pasado casi lo mismo.
Un beso.

Josemaría dijo...

...quiero esa pintura...

Aroa dijo...

bello

Sue dijo...

Vivir entre los hombres, qué miedo!

La imagen es inquietante, sin duda. El texto también y al tiempo bello.

ETDN dijo...

uf.

Deseando subir los cien peldaños, con sus dibujos.

Genial.

perplejo dijo...

Mierda.
Lo comprendo y no me gusta comprenderlo.
Es poesía esto, ¿no?
¿Lo bello siempre duele o qué?
Porque me vuelvo a los libros técnicos en un plis-plas.

Un abrazo, Nan.

siempreconhistorias dijo...

Bellísimo. Felicidades Verónica, la mirada y el bucle se han hecho ya parte de las palabras de regreso. Realmente me ha dejado impactada. Es precioso.
Un abrazo,

VERONICA LEONETTI dijo...

Hola, Roberto. Que bonito!
Pero no te pases! a ver si te vas a cansar de verla ;)

Nada mejor que encontrarlo, NáN. Un gran abrazo!

Hola, Gemma. Realmente, una de esas frases que se te quedan en la 'memoria' y a veces, hasta aparecen en tus sueños. ;)
Besos!

Gracias, José Miguel.
Las esperanzas siempre sientan bien. Por ahora solo pienso en el regreso a las vacaciones.

No te creas, Isabel. No es tan difícil lo de los ojos. Las manos,...esas si que dan trabajo!
Besos y mil gracias!

Isabel Romana dijo...

Muy buena la ilustración, genial para el texto. Al verla, pensaba ¿reside la esperanza en nuestra cabeza, o es el miedo?

VERONICA LEONETTI dijo...

Gracias, bello Stygryt! :)

Hola, Zayi. Mis dibujos también, (aunque surjan a partir de estos) cobran sentido si los veo junto a los textos de Nano.

Oye, Josémaría, eso si que es un gran piropo!
Ya veremos...

Gracias, Sue y Aroa. Pues a mi a veces me dan más miedo las mujeres!

Hola, ETDN. Yo estoy igual que tu desde que los descubrí por Berlín.

VERONICA LEONETTI dijo...

Hola, Perplejo. Disfrutar de lo que comprendemos y de lo que no comprendemos también, creo que es vital y un gran regalo.
Gracias por visitarnos.

Gracias, Izaskun. Estamos dentro de ese bucle y tenemos que seguir subiendo.
Otro abrazo!

Hola, Isabel R. Gracias!
Creo que los dos siempre están allí. Habitan en nosotros y de vez en cuando salen a pasear.

giovanni dijo...

El poema habla de un niño o una niña de siete años y el dibujo muestra una mujer mirando hacia atrás?

Saludos desde Amsterdam

NáN dijo...

Bueno, Giovanni, loa 100 escalones podrían ser la vida interior, las dificultades, de un poeta. Quizá tengas razón, porque Beaudelair, en su poema Bendición, la madre clama al cielo por la deshonra de haber tenido tal hijo, mientras luego, a sí mismo, se representa como un niño puro:

«Entretanto, cuidado por un Ángel oculto,
El niño abandonado se emborracha de sol
Y en todo lo que bebe y en todo lo que come
Vuelve a encontrar el néctar bermejo y la ambrosía.

Y juega con el viento y con las nubes habla
Y se embriaga cantando camino de la cruz;
Y en su peregrinaje, el Espíritu amigo
Llora al verle contento como un ave del bosque.

Los que él quisiera amar, se muestran recelosos
O bien, exasperado con su tranquilidad,
Buscan a alguien que quiera causarle algún dolor
Y hacen en él ensayos de su temple feroz.»

MARIKO dijo...

Mmm...Bello!

jan joost dijo...

'Llora al verle contento como un ave del bosque.'

Qué bello!

'Buscan a alguien que quiera causarle algún dolor'

Qué malo!

Sabes, nunca he leído a Baudelaire... y como soy curioso he buscado el texto original de este poema http://baudelaire.litteratura.com/les_fleurs_du_mal.php?rub=oeuvre&srub=pov&id=12

En francés empieza así:

Bénédiction

Lorsque, par un décret des puissances suprêmes,
Le poète apparaît dans ce monde ennuyé,
Sa mère épouvantée et pleine de blasphèmes
Crispe ses poings vers Dieu, qui la prend en pitié :

- " Ah ! Que n'ai-je mis bas tout un nœud de vipères,
Plutôt que de nourrir cette dérision !
Maudite soit la nuit aux plaisirs éphémères
Où mon ventre a conçu mon expiation !

Puisque tu m'as choisie entre toutes les femmes
Pour être le dégoût de mon triste mari,
Et que je ne puis pas rejeter dans les flammes,
Comme un billet d'amour, ce monstre rabougri,

Je ferai rejaillir la haine qui m'accable
Sur l'instrument maudit de tes méchancetés,
Et je tordrai si bien cet arbre misérable,
Qu'il ne pourra pousser ses boutons empestés ! "

Elle ravale ainsi l'écume de sa haine,
Et, ne comprenant pas les desseins éternels,
Elle-même prépare au fond de la Géhenne
Les bûchers consacrés aux crimes maternels.

Pourtant, sous la tutelle invisible d'un ange,
L'enfant déshérité s'enivre de soleil,
Et dans tout ce qu'il boit et dans tout ce qu'il mange
Retrouve l'ambroisie et le nectar vermeil.

Il joue avec le vent, cause avec le nuage,
Et s'enivre en chantant du chemin de la croix ;
Et l'esprit qui le suit dans son pèlerinage
Pleure de le voir gai comme un oiseau des bois.

Tous ceux qu'il veut aimer l'observent avec crainte,
Ou bien, s'enhardissant de sa tranquillité,
Cherchent à qui saura lui tirer une plainte,
Et font sur lui l'essai de leur férocité.

Dans le pain et le vin destinés à sa bouche
Ils mêlent de la cendre avec d'impurs crachats ;
Avec hypocrisie ils jettent ce qu'il touche,
Et s'accusent d'avoir mis leurs pieds dans ses pas.

(...)

Javier Gay Lorente dijo...

Pero hombres y mujeres, tanta grandilocuencia verbal y nadie se ha dado cuenta de que esta es la mitad superior de la mujer de la cual colgaban bracitos, y que aquí se nos muestra con otra enigmática mujer enrroscada en su bello pelo curvado. Hay que fijarse más en el dibujo y dejar de pensar en los palabros. Sólo había que seguir la mirada de esos grandes ojos. Ahora ya podeis volver a opinar, so cegatos...

NáN dijo...

Ji, ji, jí, Javier. ¡Pues tienes razón!

perplejo dijo...

Verónica, te haré caso.

NáN dijo...

Creo que toca ya agradeceros vuestra presencia y los ánimos que nos dais, pues aunque el blog sea de Verónica y no me corresponde intervenir refiréndome a cada cmentario, como grupo nos dais una fuerza tremenda.

Gracias

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Tremenda, y casi amenazadora, esa mirada y esos ojos que miran más allá, y más arriba de lo cotidiano.

Felicidades y un abrazo,

Antonio

Enric Herce dijo...

El mar en sus cabellos y dos soles por iris. ¿Son piedras las que proyectan su sombra bajo los ojos? Tremendamente humano y simbólico a la vez.

VERONICA LEONETTI dijo...

Gracias a todos/as, por tanta poesía. Y querer, tanto como saber, ver más allá de la primera mirada.

aitana dijo...

Qué bonitas las dos últimas, el retrato oval y ésta. Me chufla la textura del pelo, parece casi litografía. Y la economía de color, de repente el óvalo amarillo habla tanto... me fascina la economía de color (por razones obvias: soy absolutamente incapaz de economizar el color). Un abrazo.

VERONICA LEONETTI dijo...

Gracias, Aitana. A ti te quedan perfectos los colores. No siempre es fácil manejarlos y según el caso, economizarlos también puede ser difícil. Hacerlos hablar, ya ni te cuento! ;)
Un abrazote!