23 de enero de 2011

El niño que perdió su mirada II


Durante todo ese otro día y el otro y el otro,
mi mirada aguarda inútilmente desde el fondo de los espejos.
Nada se asoma a mis ojos.

Alfredo Armas Alfonso
(Los cielos de la muerte, 1949)

15 comentarios:

roberto dijo...

Es peligroso mirar al fondo del espejo...

J.E. Alamo dijo...

Me rindo ante la evidencia: genial.

VERONICA LEONETTI dijo...

Gracias, Chicos.
A saber lo que esconde... o lo que deja ver.

NáN dijo...

Antigua esa mirada tras el espejo. Maravillosa la conjunción con la imagen.

Isabel Romana dijo...

Hay ojos tan profundos que es imposible vislumbrar el fondo. Maravillosa tu ilustración. Besos.

José Miguel Vilar-Bou dijo...

Para profunda la mirada de tu cámara sobre ese espejo. Tanto como las palabras que la acompañan.

Enric Herce dijo...

Las presencias a las que no logramos poner forma son las más inquietantes.

Isabel dijo...

Hay espejos que devuelven miradas insospechadas.

Como esta tan hermosa y misteriosa.

Carmen Villar dijo...

El fondo de los espejos devuelven la mirada del alma, bellas imágenes y hermosas palabras.

Precioso Verónica

Anónimo dijo...

Hola Veronica, soy Juanmanuel. Nos conocimos en la comida de Navidad.
Tus obras son geniales. Me preguntaba si podria añadir tu blog a la lista de enlaces del mio (mi blog es una historia de zombis) pero digo yo que algun lector estara interesado en ver tu estupendo trabajo.
Saludos

Jessie dijo...

Palabras profundas y creo que muy difíciles de ilustrar, sin embargo encuentras el modo de hacerlo como si palabras e imagen nacieran juntas.

Nader dijo...

Complejo y sugerente juego de dimensiones. ¿Y si no fuéramos más que el reflejo ajeno? Es todo precioso, Veronica.

VERONICA LEONETTI dijo...

¡Mil gracias a todos/as!
Estamos a veces un poco ausentes. Pero de vez en cuando volvemos, a ver si nuestro reflejo sigue allí.

stygryt dijo...

Me he quedado maravillado.

VERONICA LEONETTI dijo...

Gracias, Chris.
Falta lo mejor y definitivo. Por el momento vamos por los adelantos.
Besos!