24 de abril de 2011

L100e: Quince



Quince




No hay acto de amor como verla cepillarse el pelo frente al espejo. Ni acto de conocimiento como estudiar. Ni hecho del cuerpo como correr.

Por eso el poeta no consuma el amor, ni llega a presentarse al último examen, ni recorre los diez últimos metros que le faltan para la meta.

Sin satisfacer a nadie, incumpliéndolos, les envuelve en palabras el regalo inmenso del deseo.



Nano






25 comentarios:

J.E. Alamo dijo...

Lo bueno de un viaje es el recorrido y la promesa de la llegada.

Gemma dijo...

Escribir como un gran vuelco (y revuelco) de palabras y deseo, qué cierto...

Luego, ya sólo queda pinchar la hoja (de papel) con la convicción y fuerza de esa mano, de ese tenedorpluma...

Un par de besos a cada uno!

NáN dijo...

Gracias, Álamo y Gemma, por vuestras percepciones acertadas, ¡y además muy rápidas!

Tenía cierto miedo en una parte de este texto. Y se me ha quitado con la ilustración, viéndola una y otra vez. Creo que explica algo que con las palabras quedaba oscuro; o confuso.

Cada vez más, sin darnos cuenta trabajamos lo mismo: referenciamos los dos el sentido, que ya no es exlusivo del texto; y aclaramos los dos la imagen; que ya no es exclusiva de la ilustración.

giovanni dijo...

Cierto, es inmenso el deseo y admirable el esfuerzo del poeta de crearlo sin vivirlo o sólo en su fantasía. Deseo que el poeta también lo viva en vivo, para mantener su equilibrio. (No estoy hablando de ti en especial sino del poeta en general.)

Josep Vilaplana dijo...

Asisto en silencio al acto de generoso amor que vuestras palabras y trazos proponen (pienso que cualquier poema, se escriba con lo que se escriba -pluma, pincel, luz, piedra- es una forma de reconocer, de buscar, de querer, al otro).

Un abrazo a tres bandas.

Aroa dijo...

fantástico!

roberto dijo...

Hermosa combinación.

Enric Herce dijo...

La poesía es como ese humo que te envuelve con su aroma y texturas, pero que desaparece al querer desentrañar en sus formas un mensaje demasiado concreto.

uve dijo...

Cómo me gusta esta combinación de fotografía y dibujo!

Isabel dijo...

...el regalo inmenso del deseo...

como atrapar una hoja en la caída.

Hermoso, muy hermoso.

Gracias a ambos y también mis abrazos.

manolotel dijo...

¡Ah! ¡El deseo! ¡El deseo!
¡Ese otro deseo, el de desear, que espera y espera)

Trinchar una hoja de parra. ¡Bonita metáfora!. Como alguien ya ha apuntado, la conjunción de palabra e imagen es un poema distinto y poderoso. Enhorabuena a ambos.

Abrazos

Jessie dijo...

Y nos regaláis de nuevo ese deseo... gracias

NáN dijo...

Ah, Giovanni, pretendo una biografía íntima de un poeta cuando se le ha quitado aquello ajeno a su pasión. Supongo que el sentido de esa parte que mencionas será el énfasis en el deseo largo.

Ese acto generoso de amor, o es a tres bandas, incluyendo a quien lee, o no es. En tu caso, Josep, lo es claramente.

Yuhu! Aroa.

Y gracias de verdad, Roberto.

Creo que tienes mucha razón, Enric. Y es que lo concreto, en poesía, es simplemente sonido.

Y a mí, Uve, que lo digas y no nos sintamos solos.

Leí, Isabel, sobre uno de mis mejores poetas, quizá, por tanto, uno de los muchos seres aquí biografiados, que perseveraba en su ser (deseante y poeta). Olvidamos mucho el poder del deseo, confundiéndolo con la consecución concreta y no con lo que es: un estado. También gran abrazo para ti.

Gracias, Manolotel, por tu enhorabuena, que tanto me gusta. Como poeta que eres, te sabes bien lo del deseo. Abrazos.

Gracias a ti, Jessie, por tu presencia deseable.

Carmen Moreno dijo...

El poeta y su desconexión del mundo, eh primo.
Grande.

VERONICA LEONETTI dijo...

Qué poder tan grande y hermoso que tienen el deseo y las palabras.
¿Cómo tener la certeza de que de verdad los hemos sabido atrapar?. Que están fuera del plato, que no los confundimos con otra cosa...

zayi dijo...

Que belleza de conjunto hay en ustedes.
Precioso!!!
Un beso.

José Miguel Vilar-Bou dijo...

Enorme el poder de las cosas sencillas, en cualquier campo

Josemaría dijo...

De verdad no sé por qué lo primero que me ha venido a la cabeza a sido Quino al ver tu trabajo. Me sigue encantando la combinación de la realidad con tus ilustraciones cada vez mas iluminadas!

Niké dijo...

Espléndida mano que se agarra el tenedor; que se aferra a la lanza de cuatro puntas para tomar una hoja sin pincharla...

Nos envolveis ambos con vuestro poema visual y escrito.

Uno aquí se siente como esa pequenhas munhecas matriuskas donde una historia esta dentro de otra historia y a la vez dentro de otra, dentro de otra y de otra...

Josemaría dijo...

(repitiendo mi comentario que no fue publicado) Me encanta, mil veces lo he dicho, ver que no paras de evolucionar. Logras cada vez mayor atracción en ese doble arte (foto e ilustración) que has personalizado. De este en particular noto más luz que en trabajos previos, muy bueno srta!

NáN dijo...

querida Niké: tienes razón. Cada uno somos una persona con una historia que contiene una historia que...
Luego nos mezclamos, como Verónica y yo para contar esta historia, y la multiplicación es inmensa.
Muchos besos, por tu percepción, y gracias a todos

NáN dijo...

Blogger ha sido un chico malo durante dos días y ha eliminado comentarios e incluso entradas (de mi segundo blog, borró una que ya había visto subida).

El caso es que el otro día había 20 comentarios y añadí el 21. Como ya estaba teniendo problemas, lo guardé y lo puedo reproducir:

"Querida Niké: tienes razón. Cada uno somos una persona con una historia que contiene una historia que...

Luego nos mezclamos, como Verónica y yo para contar esta historia, y la multiplicación es inmensa.

Muchos besos, por tu percepción, y gracias a todos."

NiKé dijo...

Lo cierto es que estoy enganchada a esta serie. Ayer volviendo de un viaje intentaba recomponer todo en pleno vuelo, sin éxito... Así que lo voy a copiar ahora a mano, en una hojita de papel pera poder leerlo cuando quiera, donde quiera. El dibujo es más complicado copiarlo, pero ese sí lo he guardado perfectamente en mi cabeza.

Un beso a los dos.

Isabel Romana dijo...

Bellísimo texto y muy adecuada la ilustración.
El deseo siempre queda insatisfecho. Besos y felicidades a ambos.

Txemacantropus dijo...

Que intensidad de fin de semana,...ha sido estupendo

besos y agradecimientos a todos