24 de noviembre de 2009

Sans parole


Ce sont des mondes qui s'offrent à nos regards.
Derrière la contemplation de la vitrine de la vie,
se cachent les reflets
de nos pensées.
Plus âpres seront nos chemins,
plus doux nous apparaîtront leurs souvenirs.


Stygryt

19 comentarios:

Josemaria dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Josemaria dijo...

Puesto que realmente no sé francés... me restrinjo a lo propio, lo que entra por los ojos. Si en la vida algo me hace detenerme cuando camino es una vitrina llena de instrumentos, eso y una mujer que, si combinamos específicamente el chelo y la mujer es casi perfecto para mi. Además la foto es muy musical, casi un pentagrama... cada instrumento como una corchea, las ventanas como las negras... excelente!

Josemaria dijo...

Puesto que realmente no sé francés... me restrinjo a lo propio, lo que entra por los ojos. Si en la vida algo me hace detenerme cuando camino es una vitrina llena de instrumentos, eso y una mujer que, si combinamos específicamente el chelo y la mujer es casi perfecto para mi. Además la foto es muy musical, casi un pentagrama... cada instrumento como una corchea, las ventanas como las negras... excelente!

J.E. Alamo dijo...

Adivino más o menos lo que quiere decir la parrafada pero como ya es habitual, es la imagen la que me cautiva.

txemacantropus dijo...

En esta foto se oye música , tráfico y sombra, me ha sorprendido.

José Miguel Vilar-Bou dijo...

Y lo elegante que quedan las cosas dichas en francés. Y más si tras las letras anda monsieur Stygryt. Maravillosos violines.

roberto dijo...

La imagen también quedaría muy bien como portada de un disco de los "Apocalyptica".

Al golpito dijo...

Oigo lo que veo. Excelente.

danielsan dijo...

prima la musica e poi le parole

uve dijo...

dietro la mia particolare contemplazione de la vita si vede il riflesso dei miei pensieri.

bellissima la foto!

MARIKO dijo...

Música para los ojos!

El caimán de Legutiano dijo...

os habeis fijado en el detalle del hotel?:)

VERONICA LEONETTI dijo...

Hola José María,
Me gusta el punto de vista desde el cual has visto la fotografía. A mi también me fascinan esos preciosos objetos que hacen música y que nos miran a través del cristal.

Hola Joe, el lenguaje de las imágenes, casi tanto como el francés, generalmente no necesitan traducción. Y me encanta que te cautive.

VERONICA LEONETTI dijo...

Txema,
Y casi se hace el silencio...


José Miguel, gracias! elegante, mágico y poético queda todo lo que se junta y se hace con Stygryt.

Roberto, vaya! gracias! sería todo un honor. A ver si un día tengo esa suerte.

Al golpito, que bien que hayas tenido esa conexión con esta imagen. Muchas gracias!

VERONICA LEONETTI dijo...

Dani, y las dos a la vez suenan tan bien...

Vero, bonita!
Entonces, es así como nos contemplamos a nosotros mismos...

Y también para el alma, Mariko ;)

Hola Caimán. Me imagino que hablas del cartel. O hay algo oculto en mi foto de lo que yo no me he percatado?

El caimán de Legutiano dijo...

bueno,,, no se, leí la interpretación de Jose María comparando el chelo (o violín) con una mujer, volví a fijarme en la foto y descubrí que detrás había un hotel, lo cual me hizo terminar la historia en final feliz..

Enric Herce dijo...

Los reflejos en los escaparates esconden todo un mundo. Enigmático para la mayoría de mortales, aunque es evidente que no tiene secretos para ti.

VERONICA LEONETTI dijo...

Hola Aitor,
Como dice Enric, los reflejos de los escaparates esconden todo un mundo, y tantas cosas hay que ver en ellos...
Pero generalmente nos quedamos con lo que más nos llama la atención y que no siempre es lo que está en primer plano.

Enric, no te creas. Aún ando buscando cosas que ellos me esconden ;)

disa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.