11 de noviembre de 2010

L100e: Once

Once

Recuerda la casa como un dragón azul que le expulsaba de ella, la cama turca de su hermano pegada a un mueble librería.

Se iba enfadado a apedrear las ranas de la charca, que lo veían como un dragón rojo.

Las ranas croaron conjuros y dejó de ser niño. Pero por su maldad, la charca y las ranas se secaron.

La casa se vino abajo. También el hermano. No sabe quién lo desbarató todo.

Los libros que le dio tiempo a leer son monstruos de colores que le queman por dentro las noches sin brisa.





La muerte se cristalizó cuando era niño. No quiso penetrar más allá. A veces usa el vaso para poner flores; a veces para beber licores fuertes.


Nano

24 comentarios:

J.E. Alamo dijo...

¡Dan ganas de atrancar las puertas! Muy bueno y ¡felicidades, Vero!

aitana dijo...

bonito, bonito todo

Javier Gay Lorente dijo...

Jajajaja! la ilustradora caníbal...

NáN dijo...

Eres bárbara.
Un gran abrazo.

roberto dijo...

Un vaso lleno de talento.

Josemaría dijo...

que buen regalo, la ensalada de todo tu trabajo aliñada con ese texto muy rico!!!

Josemaría dijo...

que buen regalo, la ensalada de todo tu trabajo aliñada con ese texto muy rico!!!

Anónimo dijo...

"Recordaba la casa como un dragón azul que le expulsaba de ella"...
Las cosas no son como son, sino como las recordamos, sin duda.
Recuerdos que son, en este caso, arte.
Una ilustración muy propia.

SUE.

Aroa dijo...

Os estáis haciendo muy grandes!

ETDN dijo...

Oscuro, desasosegante, bello. Como casi todo lo interesante.

Perfecta combinación de texto e ilustración.

Deseando, algún día, leerlo entre las manos.

bss

kika... dijo...

Estoy de acuerdo con ETDN. Qué ganas de verlo en papel.

Adorei, como dicen en portugués cuando algo gusta mucho, mucho...

besos
K

Isabel dijo...

Crecen las palabras como los recuerdos en el cuenco rebosante de la memoria.

Besos a pares.

zayi dijo...

Ustedes cada vez son mejores y ya era difícil que se superaran. Hace mucho que no volaba tan alto con un relato y es que los grandes perdemos la magia cuando nos vienen los años, pero gracias a las letras de Nano y los hermosos dibujos de Verónica, volé alto.
Ha sido maravilloso. Gracias!
Un besos enorme.

GOYO ACELÓPEZ dijo...

Me gusta Vero...
¡Feliz cumple!.

NáN dijo...

¿Cumpleaños, Verónica? ¡Felicidades!

Y muchas gracias a todos los que nos tranquilizáis, al hacernos ver que el trabajo llega fácil (sobre todo tranquilizáis a mis textos).

Un abrazo grande

Portorosa dijo...

Enhorabuena a ambos. Muy sincera.

Isabel dijo...

Muchas felicidades.

Abrazos

VERONICA LEONETTI dijo...

Gracias a todos/as!
Así es, un año más, un escalón más...
Y estáis invitados a seguir subiendo.
Muy pronto el 12.
Verdad, Nano? ;)

NáN dijo...

En tus magníficas manos está.

Gemma dijo...

En ese cuenco parece como si cupiera toda la biografía escalonada de Nano. Poco a poco me voy convenciendo de que tus dibujos son capaces de contener y sostener el ancho mundo, Veronica.
Besos a ambos

Reyes dijo...

Ha quedado perfecto, felicidaddes a ambos .

VERONICA LEONETTI dijo...

Vale, Nano. :)

Vaya, Gemma. Ahora mismo, leyendo tus palabras me siento grande e inspirada. Besos!

Gracias, Reyes. Aún faltan escalones. Como siempre, intentaremos que los próximos sigan gustando y elevando.

Lara dijo...

¡Y uno piensa que no podrá sorprenderse más y llega el siguiente y: zas!

Felicidades inmensas a los dos.

VERONICA LEONETTI dijo...

Gracias, Lara. A mi me pasa algo parecido cuando me llega el texto de un escalón nuevo de Nano para ilustrarlo. Me sorprenden e inspiran cada vez más.