2 de diciembre de 2010

Elogio de la sordera


El carnicero golpea y golpea sin descanso. Sube y baja y corta, cada mañana, cada tarde.

Yo pienso en recordar ser sordo y olvidar la música de esa vida que no quiero, que no deseo ni a mis peores enemigos. Sordo al ritmo del metal contra la carne, al ritmo de cada corte, de las heridas que no curan, de la vejez establecida. Sordo por voluntad propia, por tozudez amorosa.

Porque a mí sólo me importa una orquesta. Cuando te pido que silbes. Tú arrugas la boca y suena la nada. Yo me río. Y te beso.


Guillem López




12 comentarios:

J.E. Alamo dijo...

¡Genial! Además me has traido a la memoria esto: "Si me necesitas, solo tienes que silbar..." Frase de Lauren Bacall a Bogart en la película Tener o no Tener. Ese mismo año se casaron.

José Miguel Vilar-Bou dijo...

Y parece que si uno pega el oído a la foto se oye música.

Isabel dijo...

Que contraste tan hermoso, como si los polos opuestos pudieran acariciarse.

Besos

roberto dijo...

Muy hermoso...

VERONICA LEONETTI dijo...

Que historia más chula, Joe! gracias!

El lugar estaba lleno de música, José Miguel. Y seguramente tendrán tanta historia estás partituras, que a saber qué poderes podrían tener.

Sí, Isabel. Yo al ver esta imagen a través del lente, pensé que era un caos de lo más armónico. Y el texto le da calidez, belleza y una historia.

Gracias, Roberto. Si no fuese por vuestras letras, qué sería de nuestras imágenes...

Enric Herce dijo...

Merece la pena darnos un respiro y recrearnos en las melodías más bellas que pueblan nuestras existencias.

Josemaría dijo...

aquí si que se puede estar acorde, en armonía todo el tempo. Vero, es una nota!!

Josemaría dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
NáN dijo...

Me gusta cómo escribe este Guillem, la contundencia con la que recorre el camino desde el tajo de la carne hasta un beso.

Y tu foto, esa historia paralela que tando dominas.

Abrazo a los dos

VERONICA LEONETTI dijo...

Hola, Enric. En eso estuve yo este puente. Que gusto da perderse dentro de la música.

Gracias, Josemaría. Y me encanta que estés por aquí.

A mi también me gusta como escribe Guillem, Nano. Coincidimos, además, en la percepción de este doloroso recorrido con tan sutil final.
Otro abrazo

Jessie dijo...

Me han encantado las palabras de Guillem, y tu imagen... parece traída de un mundo mágico; sin duda es que el mundo se transforma al traspasar tu objetivo.

VERONICA LEONETTI dijo...

Gracias, Jessie. De las cosas que más me gustan de mirar a través de la cámara es encontrar algo mágico que capturar y mostrar. A veces la busqueda se hace larga.